MÉXICO

De Vozdemitierra

Toponimia de Extremadura en México [1]


Tabla de contenidos

Vocabulario

Asina: así (igual en Extremadura)

Bujero: agujero (igual en Extremadura)

Calzón: pantalón corto. En Extremadura: calzona

Empelotarse: desnudarse (igual en Extremadura)

Joyo: hoyo (igual en Extremadura). Son comunes las aspiraciones de las haches.

Lumbre: fuego (igual en Extremadura)

Mesmo: mismo (igual en Extremadura)

Tina: baño (igual en Extremadura)

Trujo, trujon: trajo, trajeron (igual en norte de Extremadura)


Descubridores

Hernán Cortés
Hernán Cortés

Hernán Cortés [2] Conquistador español de México (Medellín, Badajoz, 1485 - Castilleja de la Cuesta, Sevilla, 1547). Procedente de una familia de hidalgos de Extremadura, Hernán Cortés estudió brevemente en la Universidad de Salamanca. En 1504 pasó a las Indias recién descubiertas por Colón y se estableció como es cribano y terrateniente en La Española (Santo Domingo). Participó en la expedición a Cuba de 1511 como secretario del gobernador Diego Velázquez, con quien emparentó al casarse con su cuñada y que le nombró alcalde de la nueva ciudad de Santiago.

Algunos de los extremeños que acompañaron a Cortés:

  • De Cáceres:

García Holguín. Capitán célebre por su valor y por haber hecho peso a Guatimucin, último Emperador de Méjico. Otro fue Francisco Godoy.

  • De Alcántara:

Alonso de Cáceres, compañero de Cortés y primer Adelantado del Yucatán.

  • De Brozas:

Francisco de Montejo y su hijo Francisco.

  • De Trujillo:

Diego Pizarro y Francisco de las Casas, pariente aquél del Conquistador de Perú.

  • Barcarrota y Lobón:

Pedro Alvarado y sus hermanos Gómez, Gonzalo y Jorge.

  • De Zafra:

Hernando de Santana, Estudillo y Figueroa, capitanes Andrada y Juan o según otros, Hernando Jaramillo (el que se casó con doña Marina).

  • De Mérida:

Francisco Ulloa

  • De Don Benito:

Don Alonso de Mendoza. Este trajo la segunda carta de relación de Hernán Cortés. Nació a fines del siglo XV, hizo campañas militares en Alermania e Italia, En el año 1548 fundó la ciudad de Nuestra Señora de la Paz, llamada también Pueblo Nuevo y por los naturales del país Chinguiavo en la antigua provincia de Pacejes, en las llanuras de Chinguiavo.

Don Alonso Martín, nacido también en el siglo XV, siguió a Vasco Núñez de Balboa y con él tomó parte en todas sus gigantescas empresas.

Don Álvaro de Mendoza, hermano del otro Mendoza, Alfonso, ilustre capitán, nacido a principios del siglo XVI; bien joven marchó a las Américas y acompaña al Perú.

Licenciado Juan de Vadilla, en la expedición emprendida en el mes de febrero de 1537 para descubrir las provincias del Bravo, Dasien y Chofé. Hizo prodigios de valor, obteniendo altos puestos en la administración civil y militar del país y después se casó allí mismo en 1541 con doña Francisca Pimental, de la familia del Conde de Benavente.

  • De Medellín:

González de Sandoval, Andrés Tapia y fray Pedro Melgarejo, compañeros y amigos de Cortés. Rodríguez de Paz, pariente de Cortés, Juan Altamirano, primo de Cortés, Juan de Sanabria, Capitán de Indias y Gobernador del Río de la Plata. Rodrigo de Villafuente, Diego de Godoy y Alonso Portocarrero.

Religiosos

Arte de la lengua mexicana y castellana. Fray Alonso de Molina
Arte de la lengua mexicana y castellana. Fray Alonso de Molina
  • La primera gramática náhuatlque se imprimió fue la del extremeño por nacimiento pero tezcocano por adopción, fray Alonso de Molina (c. 1514-1585), Arte de la lengua mexicana y castellana, editada por Pedro Ocharte en 1571 y, algo insólito para la época, en 1576 fue reimpresa por Pedro Balli con algunos cambios y adiciones hechos por el autor. Libro completo [3]
  • Fray Alonso de Molina y el proyecto indigenista de la Orden Seráfica [4]
  • Pedro de Cáceres. Pasó a la Nueva España en 1544 y fue guardián de Querétaro. Escribió una Artecilla de la lengua otomí.




Iglesia de San Javier erigida por Martin del Barco en 1744
Iglesia de San Javier erigida por Martin del Barco en 1744

Miguel del Barco (1706-1790) [5] nació en Casas de Millán (Cáceres), su labor misionera se desarrolla durante tres años (1735-1738) en la región central de México y después en la Baja California entre los años 1738 a 1768. Durante el siglo XVIII, los jesuitas levantaron 18 misiones a lo largo de toda la península de California. La primera fue la de Loreto, fundada por Juan María Salvatierra y la segunda la de San Francisco Javier, creada por Miguel del Barco y cuya función civilizadora la continuó Juan de Ugarte. Falleció expatriado en Bolonia (Italia) el 24 de octubre de 1790.

La obra científica de Barco aporta datos fundamentales sobre la historia natural del Nuevo Mundo, siendo su Historia natural y crónica de la Antigua California, la primera en la que se realiza un estudio exhaustivo de la península californiana, a pesar de que otros autores habían hecho previamente descripciones de la naturaleza de Nueva España. Fue utilizada posteriormente esta obra por Francisco Javier Clavijero para formar la Historia de California.

En la Baja California convivió con el pueblo nativo de los guaycuras que estaban divididos en varios grupos huchitíes, coras, aripes, guaycuras propiamente dichos y monquis. Cada uno de estos grupos tendría su propia lengua. El periodista Máximo Durán Abad realizó en 2006 una investigación sobre este jesuita extremeño.

Texto complementario

IMPORTANCIA DE EXTREMADURA EN LA NUEVA ESPAÑA

Peter Boyd- Bowman en (1964) señala que de 1519 a 1520, con la llegada de Cortés y de Narváez a México, las tres regiones que mayor número de conquistadores aportaron fueron Andalucía con 227, Castilla La Vieja con 130 y Extremadura con 97. Consideremos, además, que veinte años después de la conquista de Tenochtitlán las cifras aumentan, pero las tres regiones anteriores se mantienen relativamente igual en cuanto a sus porcentajes . Así sobre un total de 4022 pobladores de la segunda época, figuran 1412 andaluces, 693 castellanos viejos y 598 extremeños. Hay que señalar que en cuanto a las provincias sobresalen Sevilla con 915 y Badajoz con 425 que suman la tercera parte de los colonizadores.

En cuanto a la procedencia de los primeros vecinos de la ciudad de México tenemos lo siguiente: entre los 914 habitantes identificados, figuran 299 andaluces, 169 castellanos viejos y 115 extremeños.

En la ciudad de Puebla de los Ángeles tenemos una mayoría de andaluces y extremeños. De un total de 168 vecinos identificados 65 eran andaluces y 39 extremeños. Siguen a gran distancia los castellanos y los leoneses con el mismo número, 16.

Dentro de la Nueva Galicia, de los 114 colonizadores que se han podido identificar, 28 eran castellanos viejos, 26 andaluces y 20 extremeños. Para 1548 los porcentajes más o menos se mantuvieron con 75 castellanos, 70 andaluces y 59 extremeños.

En cuanto a la Península de Yucatán, hay divergencias, sin embargo, ya sea que Francisco Montejo sea extremeño (Cáceres), como señala Publio Hurtado Pulido (1992), o sea leonés (Salamanca), como señala Peter Boyd-Bowman (1968), el porcentaje de conquistadores extremeños sigue siendo alto, alrededor de 48 sobre un total de 278. En cuanto a Guatemala y Chiapas de los 372 conquistadores identificados, 119 eran andaluces, 106 extremeños y 101 castellanos viejos.

Aunque puede haber cierto margen de error en cuanto a las cifras, no cabe duda que el porcentaje de los extremeños que llegaron a México se encuentra entre los más altos.

Aunque el número de extremeños por sí solo es un dato importante, quizá lo sea más el tipo de personas que llegaron al Nuevo Mundo. No hay que olvidar que numerosos conquistadores de México fueron extremeños, comenzando por el principal de todos, Hernán Cortés. Además, la Nueva España contó con personajes de la iglesia, dignatarios civiles, hombres de ciencia, literatos y gente con ocupaciones importantes que procedían de Extremadura. A continuación se enumeran brevemente los principales conquistadores y colonizadores extremeños que llegaron a México:

1.- Conquistadores: Hernán Cortés, Pedro de Alvarado, Gonzalo de Sandoval, Francisco de las Casas, Andrés de Tapia, Diego de Ocampo, Alonso Hernández de Portocarrero, Antonio de Villarroel, Rodrigo de Paz, Hernando de Osma, Francisco Montaño, Rodrigo Rangel, Juan Jaramillo, Francisco de Ulloa, etétera.

2.- Personajes de la iglesia: fray Tomás de Ortiz (Vicario General de la orden de los dominicos), fray Tomás Casillas (Superior del convento de San Esteban en Salamanca), Fray Pedro Martínez Hernández (Pedro de Feria, Prior y Provincial del convento dominico y después Obispo de Chiapas), Fray Pedro Suárez de Escobar (catedrático de la Prima de Teología de la Universidad de México), Fray Bernardo de Alburquerque (Obispo de Oaxaca), fray Juan de Trujillo (Obispo de Guadalajara), fray Pedro Agustín Ramírez de Prado (Obispo de Michoacán). Otros personajes importantes fueron: Juan González (canónigo de la catedral de México, intérprete de Juan Diego), Francisco García, fray Diego de Altamirano, fray Juan de Cáceres, fray Juan de Almaraz, fray Juan Pizarro, fray García de Salvatierra, fray Alonso Rangel, fray Diego de Olarte, etc.

3.- Dignatarios civiles: Alonso López de Cerrato (Juez de Residencia y Presidente de la Audiencia de Guatemala), Antonio de Ulloa y Chaves (Oidor de la Real Audiencia de México), Bernardino de Coria (Regidor de la ciudad de Chiapas), Juan Blázquez y Mayoralgo (Regidor de la ciudad de Veracruz), Gabriel Chaves (Alcalde Mayor de Metztitlán), Juan de Hinojosa (Alguacil Mayor de la ciudad de México), etc.

Todo lo anterior nos lleva a considerar el peso que tuvo Extremadura no sólo en la conquista sino también en la colonización, hecho quizá más importante, ya que en las comunidades incipientes de América el que muchos de los frailes, encargados de la evangelización y de la educación de los indígenas, fueran extremeños, además de que muchos de los dignatarios de la Nueva España pertenecieran a esa región, otorga a Extremadura un papel preponderante en la consolidación del virreinato.

Si consideramos la diversidad lingüística de los conquistadores y colonizadores, el habla en el Nuevo Mundo debía sonar como el ruido que producen monedas de diferentes valores al caer. Sin embargo, dado que los dos grupos mayoritarios de colonizadores fueron los andaluces y los extremeños no resulta difícil que entre el “ruido de las monedas” sobresaliera los sonidos de éstos (no hay que olvidar que las dos provincias que aportaron el mayor número de inmigrantes hacia la Nueva España en los primeros años fueron Sevilla y Badajoz).

Dos son los problemas que surgen cuando se trata de identificar la lengua extremeña que llegó a la Nueva España. El primero es la escasez de documentos autógrafos. El segundo es la falta de referencias históricos sobre los dialectos extremeños: ¿habría en el siglo XVI diferencias notables entre los dialectos de la provincia de Cáceres y los de la provincia de Badajoz?, es decir ¿podrían estar los dialectos de Cáceres más ligado a la norma leonesa y los de Badajoz a la norma andaluza, como lo apunta Zamora Vicente (1960) actualmente para dichos dialectos?. La falta de información nos hace caminar con suma precaución a la hora de aventurar cualquier hipótesis.


Herramientas personales

sl
דומיין בעברית  דומיין  דומין  תוכנה לניהול  קשרי לקוחות  CRM, ניהול קשרי לקוחות  דומין בעברית  פורומים  ספרדית  גיבוי