CORIA

De Vozdemitierra

Este vocabulario está formado principalmente con palabras de esta muestra que contiene algunos ejemplos de palabras registradas en el Diccionario de un Coriano de Ángel María González

Tabla de contenidos

Gentilicio

Caurienses

A

Abundio. Figura a la que se compara una persona para dar a entender que es tonta o majadera. Se dice figuradamente ¡está mas tonto que Abundio… que vendió el coche pa comprar gasolina!
-
Alipende. Persona viva o despabilada, avispada o lista. Pillo, tunante, travieso, guripa. Se usa la frase ¡vaya alipende que está hecho! o alipenda!
-
Andacapaire. Ropa interior desarreglada, faldón de la camisa descolocada. Conjunto de objetos necesarios para hacer ciertas cosas. Objetos innecesarios y que estorban. Papelorios encima de la mesa
-
Apeltrechao. Modo y decoro en el vestir de una persona. Se emplea la frase va mal apeltrechao significando que viste con ropas viejas, sucias, indecorosas, con deterioro e, incluso, con harapos. Por el contrario, se dice que va bien apeltrechao para expresar que viste decorosa y decentemente, con buen gusto.
-
Aperingallarse. Dícese de la mujer que, como costumbre, se vuelve callejera y de ocio con las amigas, parando cada vez menos en casa.

Aperrangarse. Echarse y revolcarse los niños en el suelo quejándose y llorando a gritos.
-
Arrepío. Decisión tan súbita, brusca y repentina, como imprevisible y voluble. Ventolera Arrebato súbito e imprevisto. Se usa la frase a ese niño le dan arrepíos.
-
Atihbona (atisbona). Mujer curiosona, amiga de observarlo todo; que se fija atentamente en alguien o algo para no perderse detalle. Escullera. Se dice de una mujer así hay que ver cómo atihba esa mujer; o también atilba.
-
Atorao. Persona que se ha atravesado y ha quedado atascada en un lugar. Que se ha atraga-ntado.
-
Atronao. Dícese de la sensación que se tiene cuando es conocida la probabilidad de algún acontecimiento o suceso por el conocimiento de indicios. Se dice tengo atronao que hoy no viene


B

Batir el cobre. Tratar un asunto con empeño, tesón e, incluso, acaloramiento Úsase la expresión, más comúnmente, para tratar un asunto rumiándolo, extrayendo toda clase de conclusiones y dando rienda suelta a charlas reiterativas sobre el mismo, tanto que pueden originar juicios equivocados o desafortunados; en este sentido suele decirse cuando nos fuimos, allí se quedaron batiendo el cobre.
-
Bichicuando. Zascandil, trasto, enredador, inquieto. Achiperre, guripa.
-
Boqueáh (boqueás). Estado de las personas o de las cosas que se encuentran en las últimas, a punto de acabar o desfallecer; así se usa la frase está dando las boqueás. Boqueadas.

Bullandanga. Tumulto, alboroto, bullicio, griterío Fiesta ruidosa; suele decirse menuda bullandanga tienen preparada, o también bulladanga.

C

Cachona. Mujer fuerte y vigorosa, pero de muy buen ver. Mujer de cuerpo macizo y de piernas y muslos exuberantes; que está buenorra.
-
Caganío. Persona que constante e injustificadamente recela, teme e, incluso, tiene miedo de no acertar en lo que dice, hace u omite, siendo víctima en muchas ocasiones de inquietud y angustia. Persona que se lamenta por costumbre e injustificadamente, que lo ve todo “negro”; en este sentido es sinónimo de agonía.
-
Calandaria. Mujer informal y habladora. Persona de poca palabra, que promete hacer muchas cosas y luego no llega a realizarlas; en este sentido, se dice ¡menudo calandario está hecho!
-
Cante, dar el. Se usa la expresión dar el cante para significar que se muestra un aspecto estrafalario, chocante o grotesco en algo o en alguien; o para expresar el hecho de que se produce una situación extravagante o excéntrica; en este sentido suele decirse tal y como iba vestido daba el cante, queriendo significar que iba llamando la atención o que iba dando la nota. Dar el cante significa también el efecto que se origina en algo o alguien al envolvernos con su característico efluvio.
-
Cascorro. Figura a la que se compara una persona para dar a entender que es vieja o achacosa; en este sentido, se dice ¡está más viejo que cascorro!
-
Catalina. Asunto que nos trae grandes dificultades y trastornos; suele decirse ¡vaya catalina que nos ha venido! ║ Dícese de la persona que nos ocasiona contrariedades o complicaciones ║ Aplícase también al mismo objeto embarazoso ║ Pejiguera, cataplasma ║ Cogorza, curda, borrachera.
-
Catarbá. Multitud de personas reunidas en torno a alguien. ║ Afluencia de personas hacia un lugar con riesgo de incomodidades o molestias; así, se dice ¡menuda catarbá de amigos trae! ║ Gentío, recua.
-
Cihcaor (ciscaor). Persona que se dedica a provocar, tentar o cihcar a alguien con el fin de incordiar o molestar.
-
Cohcuja (coscuja). Persona menuda, normalmente mujer, que aparenta poca cosa ║ Chichipín, canijo║ Colmilleja.
-
Coile. Interjección que denota contrariedad, sorpresa, alegría o, incluso, disgusto; se dice también coilo.
-
Colmilleja. Mujer de aspecto menudo o insignificante, que aparenta poca cosa, pero que se muestra muy dispuesta y con un genio y talante en contraste con su apariencia física.
-
Conche o concho. Interjección que denota contrariedad, disgusto, decepción, indignación, enfado o daño físico.
-
Corrobla. Concurrencia de dos o más personas en la que la conversación es entretenida y jocosa ║ Caraba, tertulia ║ Reunión de varias personas en donde se cuentan chismes y cotilleos ║ Juerga.
-
Cutao. Persona bondadosa y apocada, tímida e infeliz ║ Ignorante, desdichado; se dice pobre hombre, es un cutao, marcando más tanto este sentido, así como el de la bondad o timidez, cuando se dice cutaíto o cutaíno ║ Aplícase a la persona desafortunada, desgraciada o miserable.
-
Chafandín o chafandique. Persona poco formal, que no cumple lo que promete ║ Aquel que se muestra engreído o envanecido e incluso pedante, en contraste con la poca apariencia física y aspecto insignificante que representa; por lo que suele decirse ¡mira con lo canijo que es y hay que ver qué chafandique!
-
Chamba. Actitud en la que uno ha de andarse con remilgos y contemplaciones ║ Disposición al descuido, distracción o equivocación, pudiendo acarrear perjuicios para uno mismo; así, suele decirse ¡ándate a chamba y verás!
-
Charracina. Destrozo, derrote o destrucción ║ Derroche o despilfarro║ Descalabro, herida o daño aparatoso sufrido en el cuerpo de una persona; se dice ¡vaya charracina que se hizo en la pierna! en el mismo sentido que ¡vaya ñañarra!
-
Charramanduca. Mujer que viste sin arte ni gusto, de modo vulgar o chabacano o incluso grosero.
-
Charrana. Mujer que habla por los codos, a lo tonto, pero sin malicia y sin desacreditar a nadie ║ Mujer bullanguera y juerguista ║ También se aplica esta acepción al hombre, y así se dice que es un charrán.
-
Chichinabo. Refiérese a algo vulgar, de inferior calidad; aplicándose también a la persona de mínima consideración y valía. Así, se dice que tal persona o cosa es de chichinabo para desmerecerla, dando a entender que es de pacotilla.
-
Chichipín. Persona de apariencia pequeña, débil y raquítica, de aspecto canijo, pero que aparenta desenvoltura o espabilo.
-
Chirichi. Estado pasajero en que alguien se encuentra como bobo, majadero, chiflado o atolondrado; se dice ¡estás chirichi!
-
Chirricuesco. Dícese de una vianda o comida, pero refiriéndose frecuentemente al pan, cuando se ha pasado en exceso o que se ha quemado.
-
Chuchurrío. Arrugado, encogido, deshecho ║ Ajado, lacio.
-
Chupín. Persona de rostro canijo y esmirriado; por lo que suele decirse tiene cara de chupín.

D

Dehcuajaringar (descuajaringar). Desarmarse o descomponerse la estructura de algo ║ Eschambarilarse la integridad de una cosa; desfandingar, descuajeringar, desguadramiyar.
-
Dehfandingar (desfandingar). Efecto de alterarse o descomponerse la estructura de un objeto, mueble o mecanismo, deshaciéndose su integridad, separándose, incluso, todos sus componentes ║ Estropear, descuajaringar, desguadramiyar, desvencijar.
-
Dehgalamío (desgalamío). Hambriento, que tiene gazuza; necesidad de tomar alimentos de inmediato ║ Halamío ║ Suele decirse ¡cómo come, está desgalamío!
-
Dehguadramiyao (desguadramiyao). Descompuesto, desarticulado, desencuadernado ║ Desfandingado, descuajaringado.
-
Dehmangahao (desmangajao). Persona debilitada a causa del cansancio o falta de alimentos, de tal manera que se encuentra extenuada y medio desfallecida. Puede decirse cuando llegó a casa estaba desmangajao
-
Dehtronao (destronao). Dícese de la persona que, por algún motivo, sufre de trastorno en su forma de actuar y, en ocasiones, de agitación nerviosa o desequilibrio en su personalidad; en este sentido, puede oírse decir de forma más expresiva ese hombre está destronaíto.

E

Ehcachuflar (escachuflar). Deshacerse algo preparado con paciencia y esmero; descomponerse una pieza o mecanismo pequeño y delicado ║ Estropearse o desfandingarse un mecanismo o artilugio; suele decirse ya lo escachuflaste ║ Deshacer la buena presentación de una vianda.
-
Ehcaldapobre (escaldapobre). Persona que se muestra en disposición desconsiderada y de menosprecio hacia otra, ocasionándole asombro y molestia, y, sobre todo, fastidio y disgusto ║ Persona que le responde a otra con un escaldón ║ El que se atreve e insolenta contra alguien que no es capaz de defenderse.
-
Ehcaldón (escaldón). Contestación o actitud que se toma contra una persona con tal dureza y severidad que ésta queda escarmentada o pasmada y ofendida, por lo que suele decirse ¡vaya escaldón que le dio! ║ Sinónimo de refregón.
-
Ehcoñarse (escoñarse). Causarse uno daño o descalabro en alguna parte del cuerpo, por efecto de una caída u otro accidente; se dice se ha escoñao al caerse║ Ocasionarse un esfuerzo físico o mental para lograr algo, perjudicándose la salud y originando trastornos más o menos graves.
-
Ehcullera (escullera). Mujer curiosa y amiga de meterse en lo ajeno ║ Persona que tiene el vicio de tratar de averiguar lo que dicen o hacen otros, o de procurar inmiscuirse en donde no le corresponde, pero de manera impertinente; éste es el sentido cuando se dice de esa persona que está todo el día escullando.
-
Ehchambarilar (eschambarilar). Acción de alterar o descomponer la estructura e integridad de una cosa, deteriorando su funcionamiento o uso; pudiendo aún mantener parte del mismo, así como la posibilidad de la reparación de su deterioro. Se aplica también la expresión ese hombre está eschambarilao, refiriéndose a la persona que se encuentra en un estado de salud deplorable o lisiado, como consecuencia de graves defectos orgánicos.
-
Ehparramá (esparramá). Censura o reproche en actitud de regañina o reprimenda, en la que, sin más contemplaciones, uno se despacha de forma machacona para desahogarse, dar un escarmiento y quedarse a gusto. Suele decirse ¡menuda ehparramá le pegó!
-
Ehpirituao (espirituao). Persona con apariencia extremadamente flaca, extenuada y esmirriada ║ De cuerpo esquelético y rostro fino, chupado ║ Chupín.
-
Enamoriscompaña. Dícese de la buena disposición en la relación de dos personas, según se muestra por su apariencia externa ║ Imagen que da una pareja cuando se muestra excesivamente embelesada, cariñosa o dedicada a caricias y arrumacos, en contraste con una relación anterior menos afectiva. Suele decirse van los dos muy enamoriscompaña.
-
Engamonitar. Seducir o halagar a una persona, enredarla ║ Persuadir a alguien para que tome o no una actitud mediante la astucia, maña o halagos; es decir, engatusarla.

F

Facatúa. Daño, perjuicio o cosa mal hecha a una persona ¦ Faena, en el sentido de trastorno o desarreglo; se dice ¡menuda facatúa se le ha preparado!
-
Farraguas. Se dice de quien es descuidado en el vestir o que viste con desidia, dejadez o abandono; suele decirse ¡menudo farraguas va hecho! ¦ Desarreglado, desordenado ¦ Joven travieso y revoltoso.
-
Filipichina. Lugar ficticio muy remoto que sirve de comparación para dar a entender la lejanía del mismo; podría decirse ¡... pues se habrá ido a Filipichina!
-
Frescachona. Mujer robusta o rolliza y de color sano.
-
Fulandanga. Mujer de costumbres disolutas, que se lía con cualquier hombre; se dice ¡menuda fulandanga está hecha! ¦ Viciosa, ramera.
-
Furriona. Juerga, diversión, fiesta, comilona ¦ Parranda, jarana, farra; se dice estuvo toda la noche de furriona.

G

Galandaina. Hombre con ademanes cursis y expresiones empalagosas. Amanerado, afeminado, mingaflor; suele decirse ¡Vaya galandaina! ║ Adornos cursis y afeminados que suelen ponerse algunos hombres.
-
Gallareta. Mujer que, de forma ordinaria o vulgar, atrevida e insolente, no tiene reparos para contradecir, replicar, protestar, decir o hacer lo que le venga en gana.
-
Gañote. Postura que toma una persona para disfrutar de algo a costa ajena, de gorra; así, se dice éste va con ellos de gañote, significando que va gratuitamente aprovechándose de los demás, lo que se dice gorroneando.
--
Garute. Aquel que es rudo, basto, tosco y palurdo ║ El que es inculto, ignorante y analfabeto ║ Cazurro, ceporro, zoquete ║ Paleto, patán, palurdo.
-
Goña. Actitud en que se rehúsa moverse, hacer o decir algo por pereza, apatía o, incluso, deliberadamente ║ Es común usar la frase hacer la goña para referirse a hacer pasar el tiempo para eludir alguna obligación o compromiso; es decir hacerse el remolón o hacerse el regachero.
-
Gualdramiyao. Algo que ha quedado roto, deshecho, desbaratado, descompuesto o destruido.
-
Guarrindanga o guarrindonga. Mujer que no se priva de demostrar su afición a la suciedad, vistiendo de forma soez, sucia y cochambrosa ║ Acostumbrada a aparentar como una fulana o de costumbres ligeras.
-
Guripa. Niño o joven que es astuto, avispado, vivo o despabilado ║ Muchacho algo golfo, alipende.
-
Gurrumina. Se dice de la persona pequeña, como desprecio ║ Situación engorrosa, dificultosa o molesta: engorrumina.

H

Hambrina. Dícese de aquél que lo quiere tener o abarcar todo, dedicándose a hacer trabajos extras u otras actividades, sacrificándose al máximo para obtener más beneficios; se dice ¡menudo hambrina está hecho! ║ Se refiere también a la persona desgalamía ║ Pedigüeño.
-
Hándalo. El que es un juerguista y amigo de jaranas ║ El que va muy peripuesto y acicalado, presumiendo de su aparente compostura; en este sentido se dice ¡mira como va él, to hándalo! ║ Pedante y vanidoso.
-
Haquetón. Esbelto, garboso ║ Se dice de una mujer haquetona aquella que está maciza, exuberante y de muy buen ver.
-
Harapal o Harapales. Harapos, pingajos, andrajos ║ Faldón de la camisa o parte inferior de la ropa interior que asoma por fuera; suele decirse se le va viendo el harapal o los harapales.
-
Harca. Muchedumbre, multitud de personas, gentío; así se dice se presentó una harca ║ Partida o peña de amigos; se dice ellos son una harca ║ Populacho, plebe, vulgo.
-
Harramplar. Recoger todo lo que se encuentre al alcance para llevárselo y no quedar nada ║ Cuando se está comiendo, no quedar ni zarramplo.
-
Hato. Ropajes vulgares, viejos o de mal gusto con que visten algunas mujeres ║ Indumentaria única y diaria que usa una persona cuando se viste; aplicándose más bien a la mujer de forma despectiva; así, se dice ¡ya va con el hato puesto!
-
Hechona (Jechona). Mujer con tendencia a enfadarse por cualquier cosa, poniendo mala cara a los demás ║ Amolona.
-
Heringoncia. Ademanes y movimientos llamativos y extravagantes, cómicos o grotescos, que realiza una persona en ocasiones para llamar la atención y en otras para evitar un peligro, dificultad o para rodearlo; así en el primer sentido se dice está todo el día haciendo jeringoncias, en el segundo se dice tuvo que hacer jeringoncias para poder pasar ║ Gesto o aspaviento chocante y gracioso; moyana, payasada.
-
Hincar. Beber un licor o líquido, apurándolo todo; así, se dice se hincó todo el vino ║ Se expresa la frase se la hincó cuando, refiriéndose a una mujer, la poseyó, obteniendo de ella la consumación kitu CRM iereual; aunque también puede querer decir que la mató ║ Se usa la frase hincar la rodilla significando el sentido de arrodillarse ║ Cuando se dice hincó el poleo se entiende que cierta persona murió.
-
Hundear. Tirar un objeto por inservible, expresándose lo voy a hundear ║ Arrojar una cosa con violencia para deshacerse de ella, una vez que ya no es de utilidad.

I

J

Jelleca. Persona que muestra desagrado constantemente, tanto en su semblante como en sus expresiones, manifestando molestia, enfado y mal talante ║ Dícese también de la persona cuya apariencia o semblante habitual expresa asco, enojo y fastidio, incluso un gesto ceñudo y áspero; por lo que se suele decir tiene cara de jelleca ║ Suele ser sinónimo de antipático gruñón, y también de hocicón y cascarrabias.
-
Jechona. Mujer enfadona, amolona (ver hechona).
-
Jerinelda. Mujer rápida, diligente o ligera para ejecutar sus quehaceres habituales o cualquier otra cosa; suele decirse ¡mira qué jerinelda ella!
-
Julepe Acción y efecto de un trabajo que por su continuado y gran esfuerzo y duración, produce en la persona que lo realiza un cansancio agotador; suele decirse ¡menudo julepe se ha metido! dando a entender que se ha pegado una zurra tal que ha quedado baldado.

K

L

Lagumanta. Mujer astuta ║ Pécora, tunanta, lagarta; se dice está hecha una lagumanta.
-
Lambío. Flaco, escuchimizado, consumido, enclenque ║ Algo que ha quedado lamido o chupado ║ Quien se ha quedado sin medios, bienes o dinero; el que ha quedado respelao.
-
Lambrín. Aquél que por su constitución física está esmirriado o escuchimizado; el que es un enclenque y encanijao.
-
Laña. Persona que acostumbra a quedarse con lo que no es suyo cuando antes se le ha prestado, o que se apodera inadvertidamente ║ Tacaño, roñoso, agarrado.
-
Lenguarón. Charlatán, bocazas, lenguaraz, malhablado.
-
Lígrima. Mujer muy lista, sagaz y astuta; cuca, tunanta, lagumanta.
-
Lingotazo. Porción desmesurada y excesiva de líquido (vino o licor) que se bebe de un trago; tanganazo; suele decirse ¡vaya lingotazo que se ha pegado!
-
Lirueco. Tonto, pero en el sentido de gracioso y ocurrente ║ Ignorante, charlatán.
-
Lobá. Confusión o desbarajuste ║ Perjuicio o desarreglo; suele decirse ¡menuda lobá ha preparao!, dando a entender la facatúa o picia que ha preparado.
--
Longuis. Estado o disposición que ofrece una persona para simular ignorancia o despiste en las acciones ajenas; así, cuando se dice hacerse el longuis se da a entender que uno no se da por enterado, desentendiéndose de algo o de alguien ║ Disposición de alguien para hacerse el remolón o el regachero, eludiendo, esquivando o tratando de pasar inadvertidamente en el cumplimiento de un compromiso; es decir, hacer la goña o hacerse el sueco.
-
Lumia. Aplícase a la niña muy lista y espabilada para su edad; chispoleta; así, suele decirse ¡qué lumia es!

M

Madamita. Amanerado, afeminado, manflorita, mingaflor; suele decirse parece un madamita.
-
Malcolfa. Mujer robusta y fornida, cuya facha, porte, modales o lenguaje suele ser grosero, ordinario, chabacano y de mal gusto ║ Para dar más énfasis, se dice ¡qué tía malcolfa!
-
Mamarrachá. Acción ridícula y sin sentido; tontería, mamarrachada. Se dice pamplinas, bobás y mamarrachás, para darle más énfasis.
-
Mandilón. Aplícase al hombre que gusta de los quehaceres domésticos propios de marujona, pero sin conseguir demostrar su utilidad en los mismos.
-
Manflorita. Amanerado, madamita, afeminado; mingaflor.
-
Mangoneo. Acción y efecto de asumir oficiosamente el mando para imponerse con arbitrariedad y persistencia sobre los demás o sobre las cosas en general; dícese del estado o situación en que se encuentran las mismas por ese motivo; se dice ¡vaya mangoneo que tiene en casa, no deja ni rechistar!
-
María Marta, María Andrea. Forma familiar de referirse a una multitud de personas con el fin de darle más énfasis a la cantidad de ellas, sin identificarlas; así, suele decirse llegó a su casa María Marta, María Andrea ║ Patulea de gente.
-
Marimandona. Mujer autoritaria y despótica que gusta de que los demás hagan lo que ella desee.
-
Martingala. Forma o artimaña en que una persona se vale, con astucia, picardía o incluso engaño para conseguir un propósito.
-
Meapoquito. Persona retraíta, timorata, de poco espíritu; ñoño, mosquita muerta ║ Apocado y poco animoso ante las dificultades ║ Se refiere también a aquel que, de forma sutil, silenciosa y sin apenas apariencias de ataque o agresión, arremete contra alguien; es decir, “las mata callando”
-
Mechulero. Persona que se mete o le gusta hacer de todo, incluso en cosas que no le incumben o no sabe hacerlas; se dice es un mechulero, no te deja hacer nada ║ Mezuca, manejante, entrometido.
-
Medio almeja. Aquel cuya apariencia física es menuda e insignificante y no tiene aptitudes para lo que pretende ║ Personaje raquítico, casi enano, que no tiene disposición o albeliá para emular alguien más alto y fuerte; se dice también “poca chicha”.
-
Mehturajo (Mesturajo). Mezcla de ingredientes de comida desmenuzados, que forman un amasijo con apariencia poco apetitosa ║ Comistrajo ║ Mejuje.
-
Mezucón. Persona que gusta de meterse en todo y con frecuencia en aquello que no es de su incumbencia; así, se dice es un mezucón, se mete en donde no le llaman ║ Mechulero, mezuca.
-
Milisquinientas. Forma enfática de denominar una hora para señalar el retraso de una acción realizada por alguien; es común decir ¡vaya horas; llegó a las... milisquinientas!
-
Mingaflor. Hombre de aspecto algo afeminado, manflorita.
-
Mingafría. Hombre cuyo trato vale poco, o que es insípido e insulso; sosera ║ Meapoquito.
-
Minguina. Persona que vale poco físicamente, esmirriada, escuchimizada ║ Hombre raquítico y birrioso ║ Aquél que no tiene acio, albeliá, agallas ni camándulas ║ Apocado, ñoño, meapoquito.
-
Monago. Panza o estómago de una persona, cuando ésta se encuentra repleta y satisfecha de una comida; suele decirse ¡cómo tendrá el monago!
-
Mondongo. Inapetencia o desgana para hacer algo, pachorra, cachaza; se dice ¡menudo mondongo tiene! ║ Se refiere a los cataplines cuando quiere reconocerse que es ese atributo como equivalente de la voluntad de uno para decir, hacer u omitir las cosas; puede decirse ¡no me sale del mondongo de hacer eso!
-
Morralla. Gente vulgar, grosera o chabacana, furrumalla ║ Conjunto de personas de índole ordinaria y sin educación ║ Se dice ahí llega la morralla.

N

Ñ

O

P

Pancracio, Don. Apelativo familiar con que suele denominarse a un hombre raro, radicundo, extravagante, para minimizar su significado negativo y darle un tono simpático; se dice ¡ya está aquí don Pancracio!
-
Papelón. Persona que adula a alguien por interés, por hacerle la pelota o simplemente porque es un zalamero ║ Pelotillero.
-
Patiburrillo. Mezcla desordenada de cosas ║ Confusión, desbarajuste, barullo, gazpacho.
-
Pegote. Dicho o hecho por el que se alardea de algo fanfarronamente; fanfarria, farol; suele decirse ¡no hace más que tirarse pegotes!
-
Pehque (Pesque). Atención y cuidado para hacer bien una cosa; así, cuando se dice ¡hay que andarse con pehque! se quiere expresar que se debe disponer de cautela y precaución cuando se toma una determinación.
-
Pehtiñazo (Pestiñazo). Asunto o situación aburrida, molesta o que no gusta absolutamente nada ║ Apelativo con el que se denomina a una obra de cine, televisión o espectáculo en general que, después de haberla visto, nos ha desagradado o disgustado, utilizándose la expresión ¡vaya pehtiñazo!
-
Pelendengues. Aptitud que da el temperamento o el carácter de una persona para imponer su autoridad o dominio, con tendencia a expresarse con mal genio o mala leche; suele decirse ¡menudos pelendengues tiene! ║ Cojones, cataplines.
-
Peleta. Se usa la forma en peleta para significar que está desnudo, en cueros; en pelete.
-
Pelgarata. Mujer de alocada, de poco juicio y que actúa frívolamente y sin pudor.
-
Pelindonga. Mujer que gusta de entregarse a la diversión callejera, fuera de su entorno convencional, buscando a menudo relaciones frívolas con otras personas, especialmente si son hombres y estas relaciones van dirigidas al pendoneo. La diferencia que hay entre una pelindonga y una fulandanga, pelandrusca o zurrupia es que la primera sólo peca de frívola, perica o pindonga, que puede coquetear con unos u otros pero sin llegar más allá de algún escaso devaneo, mientras que la segunda es una viciosa o disoluta que se lía con cualquier hombre.
-
Pelona. Helada que cae de madrugada; se dice ¡vaya pelona que está cayendo!
--
Pellejo. Mujer de apariencia física esmirriada y esquelética; o, simplemente, delgada pero de aspecto nada agraciado; se dice ¡vaya pellejo de mujer!, pero en su acepción más despectiva.
-
Pellica. Se dice del estado de salud de una persona en condiciones tales que, debido a los malos cuidados, a un exceso de trabajo o a un peligro, puede perderse, en perjuicio incluso de la vida; se dice entonces de perder la pellica, en el sentido de perder el pellejo.
-
Pendejo. Apelativo despreciable con que se denomina a la mujer que es aficionada a la vida disoluta; fulandanga, zurrupia, pelandrusca.
-
Pendonina. Apelativo cariñoso con que suele llamarse a la mujer de uno cuando se suele ir de periqueo, de pingo; suele decirse ¡huy, qué pendonina!
-
Penitente. Listo, despabilado, avispado; astuto, travieso, alipende, guripa.
-
Percal. Ambiente, movimiento o animación que hay en un lugar determinado; puede decirse voy a ver cómo está el percal ║ Estado de ánimo y disposición de las personas.
-
Percha. Contextura y complexión física de una persona que ofrece, impide o no es apropiada para que la ropa que viste le siente o le caiga bien o mal ║ Porte de una persona que facilita o no que la mayoría de la ropa le quede bien; se habla de tener buena percha.
-
Peringalla. Mujer callejera, albendera; suele decirse ¡menuda peringalla está hecha!-
-
Periqueo. Pindongueo, callejeo; se usa la expresión irse de periqueo o estar de periqueo una persona, queriendo significar que aprovechando una excesiva libertad se va a ocupar de fiestas, juergas y diversiones; también suele decirse irse de picospardos.
-
Perrillero. Aquel que aprovecha cualquier ocasión para cobrar pecuniariamente cualquier trabajo, dedicación o favor, por injustificado o insignificante que sea; pesetero ║ El que lleva con meticulosidad hasta la última peseta tanto para gastarla como para obtenerla.
-
Perronilla. Aquel que demuestra parsimonia y cachaza ║ Persona molesta, latosa y pelma; pejiguera ║ Persona regordeta ║ Dulce casero de harina, huevo, manteca y azúcar, hecho al horno, típico de Coria, de gusto y preferencia de este autor.
-
Petar. Complacer o agradar una cosa o situación a alguien; úsase más bien como expresión negativa, así se dice no le petó que le dijera aquello, significando que no le gustó.
-
Petate. Persona petulante, engreída, presuntuosa; se usa la expresión ¡qué petate! o ¡está hecho un petate! para significar que alguien se comporta con necedad, presunción y desprecio hacia los demás.
-
Petusco. Persona ordinaria, vulgar, inculta, chabacana y soez ║ Persona vanidosa, engreída y presuntuosa; es decir, petate.
-
Pezuño. Persona de apariencia áspera y hocicona y de trato de lo más desagradable y grosero; se dice ¡vaya pezuño de hombre!
-
Picia. Travesura propia de niños que puede ocasionar ciertos daños y perjuicios ║ Destrozo, estrago, daño aparatoso ║ Faena, mala pasada, maniobra en perjuicio de alguien; trastorno, desarreglo, facatúa, lobá.
-
Picospardos. Callejeo, pindongueo, periqueo; se usa la expresión irse de picospardos con la misma acepción que cuando se dice irse de periqueo una persona, queriendo significar que va a divertirse, fuera de su ambiente habitual o familiar, bien de copas o de fiesta en general.
-
Pichote. Figura a la que se compara una persona para dar a entender que está rematadamente tonto; así, se suele decir está más tonto que Pichote, figura semejante a Abundio o Capirote.
-
Pindongueo. Callejeo, periqueo; se dice irse de pindongueo para significar que se va de juerga y diversión, de albendero.
-
Pingo. Apelativo con que suele nombrarse a la mujer poco aficionada a la casa y a sus quehaceres y, por el contrario, que le gusta callejear y andar de periqueo o de picospardos; así, se dice que va, está o anda de pingo o está hecha un pingo ║ Figura que sirve para comparar la crítica adversa o el reproche o desaprobación más absoluto en una persona; se dice poner a uno como un pingo.
-
Pirado. Dícese de alguien que está chiflado, desquiciado, desequilibrado; o que es tonto ║ Que está sonao o zumbao .
-
Pirlarse. Sentirse atraído o seducido, hechizado o enamoriscado de algo o de alguien; así puede decirse está pirlaíto por ella, empleando el diminutivo para darle aún más énfasis.
-
Piro. Se emplea la expresión darse el piro para dar a entender que alguien se ha largado o se ha pirado.
-
Plumero. Se usa la locución vérsele a uno el plumero para significar que las ideas, propósitos e intenciones, por lo general bajas o indignas, pícaras o malévolas, que una persona oculta hipócritamente, se han conocido o descubierto.
-
Portante. Actitud determinante de terminar con algo o de marcharse, dejando de forma airada y descontenta dicho asunto u ocupación; así, cuando se toma esa decisión, suele decirse ¡cogió el portante y se marcho!
-
Potra. Estado de suerte o fortuna que tiene alguien; se dice ¡vaya potra que tiene!
-
Purrela. Cualquier cosa despreciable, de mala calidad o poco precio; suele decirse ¡eso son purrelas!

Q

Querindonga. Amante, querida, mujer con la que se mantiene relaciones ilícitas y censurables.
-
Quetón, A. Se usa ¡a qué ton! para significar el sentido de ¡ni mucho menos!

R

Racear. Aparecer alguien en algún lugar, al que se está esperando; aunque se usa más bien en sentido negativo, así, se dice no llegó ni a racear.
-
Radicundo. Persona de costumbres raras y estrafalarias.
-
Rajamanta. Desvergonzado, granuja, bribón, pillo, tunante, mangante.
-
Rascayú. Persona que se molesta, enfada o cabrea con facilidad ║ Persona astuta y pícara, cascarrabias.
-
Recochineo. Burla o ensañamiento que se añade a una acción, que molesta o perjudica a alguien, deteniéndose en su deleite o complacencia; se dice ¡encima, me lo dices con recochineo! ║ Regocijo y satisfacción que se obtiene con algo que se toma con broma y con mucha chunga y chirigota; es decir con regodeo.
-
Rechuplosa. Persona, generalmente se refiere a la mujer, cuya apariencia física tiesa, estirada y garbosa denota arrogancia, altivez y presunción, aunque de hecho no posea estas cualidades.
-
Refregón. Agravio, desaire, desprecio y, en general, ofensa que recibe una persona a la que se le ha echado algo en cara mediante una airada contestación o actitud, dirigida incluso con dureza y severidad ║ Escaldón, escarmiento.
-
Regachero. Persona remolona, perezosa, o que elude, esquiva o trata de pasar inadvertida en el cumplimiento de un compromiso; se usa la expresión hacerse el regachero, que equivale a decir hacer la goña o hacerse el longuis.
-
Rehila (Rejila). Temblona constante que se produce en una persona ║ Tiritona ║ Tembleque.
-
Rehilete (Rejilete). Persona que actúa con rapidez, ligereza y prontitud, pero de una forma más bien cómica; por lo que se dice parece un regilete.
-
Rehpahilón (Respajilón). Acción y efecto de pasar una persona o cosa tocando ligeramente a otra; o de rozar con la superficie de otra; se dice pasó de rehpahilón.
-
Rehpanchingarse (Respanchingarse). Arrellanarse en el asiento y extenderse para mayor
comodidad; repantigarse, repanchigarse.
-
Rehpelao (Respelao). Que se ha quedado sin ningún medio de subsistencia, lambío.
-
Remecío. Movimiento reiterado y brusco de una cosa ║ Meneo repentino y violento que alguien provoca en una persona o en cualquier objeto; se dice ¡huy, qué remecío le ha pegao!
-
Rente, Al. Al hilo, a la vera de una cosa ║ Al lado, a la orilla, próximo.
-
Repañar. Coger con avidez una cosa; es decir, tomarla con ansia y avaricia; suele decirse arrepañar, harramplar.
-
Repañina. Acto de repartir algo al azar; de esta forma, se usa la frase tirar o repartir a repañina, significando que se arroja o distribuye -normalmente al aire- monedas, golosinas, juguetes u otros objetos entre la gente sin dirigirlos directamente a las personas en particular.
-
Repasao. Estar o encontrarse débil por falta de alimentos ║ Hambriento, transío.
-
Repeluco. Escalofrío, repeluzno; sensación de frío o de miedo.
-
Repelusino. Escalofrío ocasionado por una emoción o miedo, produciéndose erizamiento del pelo.
-
Repicampunta. Estado de una persona resplandeciente, esplendorosa; así, suele decirse de la persona que va vestida con elegancia, exquisitez y brillantez, llevando las mejores galas, que está de repicampunta o también que está de punta en blanco.
-
Repión. Forma familiar y cariñosa de llamar al niño de pocos meses o de pocos años ║ Chiquitajo; chichipín, canijo.
-
Repompoyudo. Hombre que viste tan acicaladamente que da la impresión de ser amanerado o afeminado ║ Madamita, marica, manflorita, repompoñudo.
-
Repotenta. Mujer engreída, cargante, petulante, que se da muchos humos ║ Mujer que manifiesta un gesto rígido y ceñudo o una actitud severa y antipática ║ Jelleca; rechuplosa.
-
Requena. Persona muy pequeña o que aparenta poca cosa ║ Renacuajo, canijo, repión, chichipín.
-
Requilorio. Adorno superfluo, palabrería vana ║ Pretexto, excusa o disculpa innecesaria y fútil.
-
Retentón. Conato, tentativa o indisposición previa de una afección o dolencia más o menos grave; amago.
-
Retolicar. Hablar o murmurar incesantemente, en actitud molesta, desconsiderada y como réplica hacia otra persona, sin dirigirse, en ocasiones, directamente hacia ésta ║ Hablar entre dientes, contestar a alguien ininteligiblemente.
-
Revesino. Intención o propósito de alguien, cuando se le impide llevarlo a cabo; así, suele decirse le quitaste los revesinos, significando que se le frustró sus intenciones ║ Arrebato de enfado o cabreo; se dice le dan revesinos.
-
Revoltura. Indisposición digestiva que se sufre de forma pasajera ║ Rebuhiña, mezcolanza desordenada, trasteo.
-
Risorio. Hecho o suceso que causa hilaridad o risa; aquello fue un risorio.

S

Saboría. Persona desabrida, insulsa o desaboría. ¡Ay, qué saboría eres!
-
Sacristán. Persona muy sagaz y astuta para el aprovechamiento propio o engaño ajeno ║ Que tiene habilidad, maña y picardía para conseguir algo; úsase ¡menudo sacristán está hecho!
-
Salao. Dícese de la forma tradicional de llamar en Coria a alguien, independientemente del significado de la acepción de la RAE; aunque, en ocasiones, la expresión puede verse afectada por un tono irónico, manifestando censura, reproche, desagrado o irritación; en este sentido se dice ¡oye salao, ten cuidado!
-
Sanlázaro. Revoltijo, desbarajuste, barullo; destrozo, facatúa, charracina ║ Se usa la frase ir hecho un sanlázaro para significar que cierta persona va mal apeltrechao, con ropas sucias, viejas y harapientas ║ La locución formarse un sanlázaro da a entender que alguien o algo se llena de manchas, suciedad, porquería o desgarrones; extendiéndose también su significado al hecho de verse afectado el cuerpo de una persona a heridas o ñañarras, pudiéndose decir ¡ay, qué sanlázaro se ha hecho!
-
Santiscario. Seso, juicio, sensatez; así, suele decirse que se tiene poco santiscario para expresar que se tiene poco sentido común, poco conocimiento, o se es un imprudente.
-
Sehmero (Sesmero). Persona que se mantiene tenaz y obstinado en una resolución, propósito y opinión, sin dejarse persuadir; se suele decir ¡qué cabeza de sesmero tiene! ║ Terco, pertinaz, testarudo ║ Pesado, antipático.
-
Serrana. Coche grande destinado al transporte de viajeros en las zonas rurales o entre éstas y la capital; autobús, guagua.
-
Silvío. Dícese de la persona alta y delgada, muy esmirriada y escuchimizada, como un lambrín; suele decirse parece un silvío.
-
Socrocio. Persona ociosa, desocupada o que está de balde en un lugar, produciendo -generalmente- molestias e incomodidades a otros ║ Persona impertinente y molesta que no se separa de otra; pegote.
-
Sofoquina. Sofoco o encalmación que se produce en una persona cuando ha sido afectada por exceso de calor o de esfuerzo físico ║ Llanto aparatoso debido a un disgusto.
-
Sohtribarse (Sostribarse). Hacer que alguien o algo descanse sobre otra persona o cosa; apoyarse, sostenerse.
-
Sopalandra. Mujer delgada y mal arreglada.
-
Sopalandrón. Hombre que viste con descuido y sin decoro, con ropas viejas o sucias; es decir que va mal apeltrechao.
-
Sorongo. Pesadez y torpeza de los sentidos motivada por el sueño ║ Pereza, desgana de cualquier actividad Sopor, somnolencia, modorra.
-
Sumanta. Paliza, tunda, zurra; sarta de estacazos.

T

Talandango. Aptitud o disposición en una persona que le proporciona autoridad y dominio sobre los demás ║ Temperamento, carácter, genio, pelendengues ║ Mal temple.
-
Tanas. Se usa en la expresión ¡por las tanas! o, con más énfasis, ¡por las tanas marranas! para significar el desacuerdo absoluto e incondicional con un dicho, hecho o proposición por parte de otra persona; mostrando, además, un tono o gesto severo, molesto o enfadado. Equivale a decir ¡de ninguna manera!, ¡venga ya! o ¡vamos, anda!
-
Tanganazo. Gran cantidad de vino o de otro licor bebido de un trago; lingotazo.
-
Tarangaina. Cosa de poca consistencia, sin firmeza, ni solidez ║ Aquello que está tan mal colocado que puede caerse; de mojiganga.
-
Tarmazo. Porrazo, leñazo; caída, batacazo, guacharrazo.
-
Tarugo. Aquel que es tan cazurro y zoquete que no se aviene a razones y pretende seguir en sus trece.
Tenguerengue. Colocado o dispuesto de tal forma con riesgo de caerse o derrumbarse ║ Objeto poco firme y estable, que se cae a la menor sacudida; se dice también en tenguerengue.

Textos (¡Qué textos!). Historias o chismes que cuentan varias personas reunidas en tertulia para entretenerse o sacar los trapos de los demás; suele decirse ¡qué textos!

Tirintaina. Endeble, flojo Cosa delicada y frágil.

Tiritaina. Persona inquieta y revoltosa.

Titulillo. Reparos o inconvenientes que suelen poner ciertas personas, en ocasiones por motivos burocráticos o por compromiso, en otras por rutina, que impiden poder hacer algo; en este sentido suele decirse de la persona que repara que ¡no tiene más que titulillos! ║ Asunto molesto o incómodo, que -a pesar de su simpleza y trivialidad- no hace más que incordiar cuando alguien lo expone; se dice ¡ahora viene éste con ese titulillo! ║ Se dice de las cosas que se dirigen por cortesía o por cumplido y a veces hay que admitir, aunque no nos guste; se dice ¡cuánto titulillo!

Tonino. Dícese de la persona que se encuentra en un estado de apocamiento o despiste circunstancial, al que puede llegar a consecuencia de un estado de nerviosismo o con motivo de una situación poso usual y fuera de su marco habitual; se dice ¡cómo está de tonino! o ¡se pone tonina!, significando que está atolondrado o aturrullado, o que se pone nerviosa.

Tontolera. Dícese de aquel que es un despistado, un bolonio o un bobera, sin que llegue a la necedad; podría decirse ¡es buena persona..., pero un tontolera!

Tontolondrón. Forma afectiva de calificar a quien es un bobera; es decir un tontorrón o un tontolera.

Topetón. Golpe que se produce al chocar dos personas.

Trabahaera (Trabajaera). Trabajo u ocupación fatigoso y agotador; así, se dice ¡menuda trabahaera tiene!

Tracalamandana. Treta, enredo, argucia, artimaña.

Tracamundear. Confundir, equivocar, embrollar ║ Alborotar, desordenar.

Trahinarse. Dícese del que engatusa o camela a alguien a alguien mediante artimañas o la sutileza de su encanto o fascinación ║ Se usa la expresión trahinársela para significar que habiéndola seducido, está en disposición de disfrutar de sus favores; suele expresarse se la trajinó para dar a entender que se la ventiló, se la cepilló o se la trincó.

Trahines. Actividad constante, incansable y trabajosa de tareas y acarreos; suele decirse ¡qué trajines se trae!

Tranquijo, A. En la locución tomar a tranquiho, significa tomar en consideración ║ Acostumbrarse a lo bien hecho.

Tranquillo. Es frecuente oír la expresión le cogió el tranquillo para significar que consiguió la destreza para manejar o manipular con acierto y pericia un ingenio o mecanismo, mediante el hábito adquirido o a fuerza de la costumbre o rutina.

Transío. Debilitado o extenuado ante la necesidad de tomar alimentos o líquidos de inmediato, desgalamío, que tiene gazuza; de ahí que puede decirse ¡pobre hombre, está transío! ║ Angustiado, acongojado, fatigado o consumido por una pena o necesidad.

Trapacera. Mujer informal, que no cumple lo que promete o que lía a alguien en algo que no se buscaba; se dice ¡menuda trapacera está hecha! ║ Mujer que trapichea; es decir, que trata de conseguir algo por medios poco lícitos.

Trapío. Dícese del uso y desgaste de algo; por ello, se dice de una chaqueta que se viste todos los días ¡qué trapío le está dando! ║ Estado o consecuencias físicas en una persona que ha trabajado en exceso o ha "vivido" mucho durante su vida -por haber tenido una vida disipada y libertina-, afectando a su salud; por lo que puede decirse ¡menudo trapío ha tenido ese hombre!

Trifuhca (Trifusca). Desorden, alboroto, bronca o pelotera entre varias personas; trifulca ║ Ventolera de aire o remolino de viento.

Trincar. Coger o sorprender a alguien cometiendo alguna acción inconveniente ║ Poseer alguien a su pareja disfrutando kitu CRM iereualmente con ella; así, se dice trincársela, significando lo mismo que cepillársela o ventilársela.

Tronera. Persona desordenada, irreflexiva e imprudente, que no tiene formalidad con nadie; es decir, el típico tarambana.

Trullo. El que, cebándose de comer y empancinándose de alimentos y de goloseos, se hincha y engorda de forma desmedida.

Tufiña. Persona que se muestra constantemente agria, antipática y de mal talante, manifestando, a veces, una actitud de enfado y de hostilidad ║ Dícese de la persona que refunfuña con frecuencia o que se atufa a menudo; cascarrabias.

Tulipanda. Mujer de mala vida, pécora, prostituta.

Turronero. Persona que no para en casa y es amigo de juergas, fiestas, farras y furrionas ║ Albendero, perico.

Tutiplén. Acumulación de tareas y encargos, logros y resultados ║ Abundamiento de enseres, pertenencias y trastos, o de cosas, alimentos y regalos que se reúnen de forma inesperada y en un momento; así, suele decirse le llegó de todo, a tutiplén; o, en otro contexto, tenía para comer a tutiplén.

U

V

Ventilar. Se usa ventilárselo para significar la idea de acabar la realización de algo, una comida o bebida o -incluso- la vida de una persona ║ Se dice que se la ventiló para dar a entender que disfrutó kitu CRM iereualmente de una mujer, poseyéndola, siendo sinónimo de cepillársela, cargársela o trincársela.

Ventolera. Decisión repentina e imprevista y sujeta a variaciones caprichosas, propia de una persona venática; se suele decir le dio la ventolera por ahí, significando lo mismo que le dieron arrepíos ║ Golpe de viento recio y de poca duración.

Verea. Se usa la locución meter en verea a alguien para significar la idea de obligarle, más que a cumplir con unos deberes o responsabilidades, a ajustarse a una conducta o a una dirección que se impone seguir como modelo de comportamiento ║ Límite que se señala para obligar a contener a alguien en la ejecución de sus acciones y evitar sobrepasarse o excederse.

Vericuetos. Medios o caminos poco éticos y ortodoxos que se utitilizan para conseguir algo. ║ Recursos faltos de legitimidad y, a veces, inmorales que hay que practicar para llegar a subsistir o supervivir; así, puede decirse que tuvo que andar con vericuetos en su vida para salir adelante y sacar de la miseria a su familia, dando a entender que pudo faltar a su honradez y a su dignidad para ser alguien y defender a los suyos.

Virorto. Dícese de la persona que embarulla o se embarulla fácilmente; barullón, barullero ║ Que hace las cosas atropellada y desordenadamente Despistado, descuidado, distraído.
-
Virote. Fluido; así, cuando se dice irse a virote se da a entender que se evacua en forma de diarrea.

Y

Z

Zacatúa. Riña, altercado, trifusca ║ Daño o perjuicio hecho a alguien, facatúa.

Zaleo. Destrozo ocurrido en un lugar ║ Arrojo de objetos inservibles para deshacerse de ellos ║ Paliza, tunda.

Zampabollos. Persona que zampa o come ansiosamente y con exceso; se dice ¡come como un zampabollos!

Zangandungo. Holgazán, zángano, que no hace nada de provecho, zangandongo; suele decirse ¡menudo zangandungo está hecho!

Zangarriana. Enfermedad u otra desgracia que puede acarrear serios trastornos y perjuicios; así, se habla de cogerse una zangarriana

Zapatiesta. Escandalera, alboroto, pelotera, gresca o bronca impetuosa.

Zapear. Salir huyendo, escapándose, alejándose; así, suele decirse salir zapeando refiriéndose a escabullirse o escurrirse.

Zarrampla. Persona descuidada en el vestir, desidiosa y desaseada.

Zarramplín. Persona de poca habilidad, chapucera y torpe en su oficio o profesión ║ Inútil y de poca maña para hacer las cosas; pelagato.

Zarramplo. Nada, resultado de harramplar con todo; se usa la frase no dejar ni zarramplo en el sentido de no quedar absolutamente nada, de llevárselo todo ║ Se dice no quedó ni zarramplo para significar que alguien tomó o consumió toda la comida que se tenía disponible o al alcance inmediato, sin dejar sobra alguna.

Zarrandrajo. Objeto o útil sucio, cochambroso o zarrioso ║ Persona andrajosa, zarrapastrosa o mal apeltrechada.

Zarrioso. Zarrapastroso, cascarria ║ Desaseado, andrajoso, desaliñado, desastrado ║ Persona que no dispone más que de cosas viejas e inútiles.
-
Zorrera. Viento que arrastra arena y polvo ║ Humareda abundante que se puede formar momentáneamente; así, se dice ¡vaya zorrera! en el sentido de ¡vaya humareda!

Zorrocotroco. Zoquete, zopenco.

Zumbaera. Casa o lugar habitado por personas que suelen estar desequilibradas o desquiciadas; se dice ¡vaya casa, parece una zumbaera!, dando a entender que están todos chiflados o medio locos.

Zumbao. Dícese de aquella persona que muestra evidentes indicios de demencia o, al menos, de falta de sensatez ║ Tonto, chiflado, desquiciado, desequilibrado, pirado; así, se dice ¡está completamente zumbao!

Zumbío. Golpe fuerte; tortazo, bofetón; se dice ¡si te pego un zumbío...! ║Movimiento brusco que se produce en un mueble u objeto, con riesgo de volcarse ║ Tumbo.

Zurrapera. Humareda abundante producida por algo que se quema; zorrera; se dice ¡menuda zurrapera se ha preparao!

Zurrarse. Sostener una riña o pelea entre varias personas en la que mediante golpes, tortas y puñetazos pueden correr el riesgo de salir dañadas ║ Asustarse, ser víctima del miedo, temor o pánico, de tal manera que, incluso, pueden producirse tales alteraciones en la persona que lo padece que podría evacuarse involuntariamente en forma de diarrea, en casos extremos; hiñarse.

Zurriburri. Barullo, confusión, desbarajuste, desorden, desconcierto.

Zurrupia. Mujer de hábitos y costumbres impúdicos e indecorosos, de vida libertina y desenfrenada ║ Zorra, pécora, golfa, zorranga.

Expresiones típicas

Texto complementario

El Diccionario de un coriano es la continuación de un trabajo que inicié hace ya bastantes años, basado en la recopilación de voces y modismos –con sus respectivas acepciones- empleados en un léxico que, enmarcado por lo general dentro de un lenguaje coloquial extremeño y localizado geográficamente en Coria y sus poblaciones colindantes, permite –en innumerables ocasiones- suministrar una riqueza expresiva en determinados contextos y entornos sociales, siendo así que de otro modo y contando con el único apoyo de la lengua más culta, la comunicación se vería más limitada.

El uso de El Diccionario de un coriano constituye un elemento eficaz para enriquecer la lengua coloquial. Sus recursos permiten, a quien los maneja en la comunicación oral, posibilitar la función semántica, potenciándola y realzándola, dentro de un clima de espontaneidad y confianza.

Para facilitar la selección léxica que constituye este compendio lingüístico, me he servido de la búsqueda y recogida de palabras y giros, cuyo empleo con relativa frecuencia dentro del lenguaje vulgar y cotidiano de su ámbito familiar y social ya descrito geográficamente, constituye por sí mismo un factor determinante e imprescindible en la realidad coloquial de la vida diaria de las personas del mencionado entorno.

Finalmente, aclarar que uno de los objetivos en la elaboración de la obra es difundir el léxico contenido en la misma a aquellos lectores poco conocedores del mismo, a fin de inducirles a la utilización de sus recursos dentro de los canales comunicativos orales cotidianos.

Hace años inicié la búsqueda de un léxico que, aunque más de ámbito doméstico que local, pudiera satisfacer mi inquietud en el interés por la lexicología popular. Comencé con un miniglosario en el año 1978, en colaboración con mi hermano José Luis y en el que recopilamos 60 voces, solo entonces. Después hice una revisión en 1980, que amplié notablemente en 1991 hasta alcanzar más de 400 vocablos. Y fue en la última revisión de junio de 1997, ya con la intención de publicar el trabajo y por lo que solicité su inscripción en el Registro General de la Propiedad Intelectual, que me fue aprobado y protegido el 25 de mayo de 1998 con el número CC-374, cuando pude llegar a contar con 617 voces.

Por ello y para aquellos interesados en conocer mi catálogo de dicciones y modismos populares, publicaré a partir de esta semana un espacio en Mi blog en el que, con el nombre de El diccionario de un coriano, elegiré algunas de las expresiones más representativas de dicho catálogo, seleccionando cada semana una muestra de las mismas.

Además, antes de comenzar mi muestrario, publicaré seguidamente parte del prólogo que me dedicó mi amigo y compañero Miguel García-Martín en esa última revisión, así como de la introducción que yo mismo escribí en dicha obra. - "Letras sin virtud son perlas en el muladar" (Miguel de Cervantes)

"Las palabras son siempre una fuerza que se busca fuera de uno mismo" (Stendhal) ---

Si un diccionario es un libro en el que se recogen y explican de forma ordenada voces de una o más lenguas, de una ciencia o de una materia determinada, el texto que el lector tiene entre sus manos participa por entero del contenido de esa acepción de la Real Academia Española, pero además, y completamos así la definición, es una selección personal, casi íntima, de recuerdos, vivencias y emociones del autor, que trata de encontrarse a sí mismo mediante la búsqueda de la fuerza de sus raíces, tras una larga labor de catalogación y sistematización.

El trabajo es, además, una contribución inestimable al conocimiento y comprensión del habla extremeña en una zona de la provincia de Cáceres, que, como se indica en el título (expresivo a su vez del elemento subjetivo antedicho), es la del lugar de nacimiento del autor.

Mi amigo Ángel María ha sentido, al igual que Don Quijote, que la pluma es la lengua del alma y, alternando sus amplios quehaceres en la Administración de la Seguridad Social –siempre en contacto con el ciudadano- ha dejado de ver por momentos en cada causa un causante, en cada solicitud un solicitante, en cada ejecución un ejecutando (y un ejecutante) y en cada condonación un condonado (y un condonante), para, despojando a cada individuo de su calificación sujeto pasivo de la supremacía especial administrativa, ahondar y descubrir vivencias que se expresan con voces científicamente valiosas. Traslada su mente y su ilusión a tiempos postreros y reivindica en el “Diccionario”, de una guisa ora amena ora divertida (véanse las frases que ilustran los significados), la dignidad perdida. Enseña, igualmente, a respetar la lengua “del vulgo” para que se apague la llama, recuperable en su fuerza, de la autoestima colectiva extremeña"

Extraído del Prólogo de “El diccionario de un coriano” por Miguel García-Martín Javato


Herramientas personales

sl
דומיין בעברית  דומיין  דומין  תוכנה לניהול  קשרי לקוחות  CRM, ניהול קשרי לקוחות  דומין בעברית  פורומים  ספרדית  גיבוי