CHILE

De Vozdemitierra

Toponimia de Extremadura en Chile[1]


Tabla de contenidos

Vocabulario

Maire: madre (Igual en norte de Extremadura: maire, mairi)

Paire: padre (Igual en norte de Extremadura. paire, pairi)

Descubridores

  • Pedro de Valdivia [2](Villanueva de la Serena, Badajoz, España, 1497 — Tucapel, Chile, 24 de diciembre de 1553) fue un militar y conquistador español de origen extremeño. Hijo de Pedro Oncas de Melo e Isabel Gutiérrez de Valdivia (filiación no comprobada), provenía de una familia de hidalgos, con una supuesta tradición militar. El 12 de febrero de 1541, fundó la ciudad de Santiago de la Nueva Extremadura (imagen inferior) a los pies del Cerro Santa Lucía (Huelén en lengua Mapudungun) y encerrada entre los brazos del río Mapuchuco (Mapocho en la actualidad).



  • Inés de Suárez (1507-1580) [3] nació en la ciudad de Plasencia, fue llamada la conquistadora de Chile siendo una de las pocas mujeres españolas con renombre en la odisea de la conquista americana y uno de los grandes amores del conquistador Pedro de Valdivia. Inés Suárez era una joven y humilde costurera extremeña que se embarca hacia el Nuevo Mundo para buscar a su marido Juan de Málaga, que había partido hacia América con Pizarro en busca de mejor fortuna. Lo que encontró fue su tumba: había muerto en Perú, luchando como soldado de Pizarro en la Batalla de Las Salinas en 1538. Al quedar viuda de soldado, las autoridades de Cuzco le concedieron una encomienda de indios y tierras cultivables. Así conoció al encomendero vecino: otro extremeño, Pedro de Valdivia y se convirtió en su amante, con gran escándalo en la ciudad, porque Valdivia estaba casado con un dama que aún seguía en España, después se unió a sus huestes y se transformó en la única mujer blanca que integraba la expedición que terminó con la conquista del territorio de Chile. La escritora chilena Isabel Allende dedicó una de sus novelas a la heroína extremeña: Inés del alma mía y el investigador placentino Jesús Vicente Cano publicó en el 2008, Inés Suárez, una placentina en Chile.
  • Juan de Figueroa y Villalobos [4], de ascendencia hidalga, fue un conquistador español que nació en la ciudad extremeña de Cáceres en 1523, en pura efervescencia de la conquista americana cuando comenzaban a descubrirse los grandes Imperios americanos y los españoles acudían en masa al llamado explorador del Nuevo Mundo. Juan de Figueroa y Villalobos había nacido en un hogar distinguido y era hijo de don Hernando de Robles y doña Catalina Gutiérrez, y hermano de Hernando de Robles, señor del Mayorazgo de Torre de Orgaz. Como prototipo de su tiempo, buscando emociones y aventuras se incorporaba a la conquista americana y llegaba a Chile con Alonso de Monroy en 1543, y después de participar en varias acciones batalladoras, como premio a sus servicios castrenses en el territorio chileno, le concedían unas encomiendas en las nuevas ciudades chilenas de Valdivia y de Osorno.

Religiosos

Texto complementario

Hay una íntima relación entre la lengua hablada en Extremadura con la de varias regiones de la República de Chile. Si se ubican en el mapa de Chile, pueden ver que se divide en trece regiones y éstas al mismo tiempo se agrupan en cinco grandes zonas:

Norte I región de Tarapacá II región de Antofagasta III región de Atacama

Norte chico IV región de Coquimbo

CentroV región de Valparaíso Región Metropolitana de Santiago (capital de Chile, originalmente Santiago de Nuevo Extremo o de Nueva Extremadura) VI región del Libertador Bernardo O`Higgins Riquelme VII región del Maule VIII región del Bio-bio

SurIX región de la Araucanía (importante en el desarrollo del castúo en las regiones de la zona sur) X región de los Lagos

Patagonia norte XI región de Aysén y Carlos Ibañez del Campo Patagonia Sur XII región de Magallanes y la Antártida Chilena

Ya especificada la división administrativa de Chile, es mucho más sencillo explicar los dominios dialécticos de mi país. La historia del castúo o extremeño en Chile se remonta a la conquista de nuestro país por Pedro de Valdivia en el año 1542, cuando llega al valle de Copiapó (III Región de Atacama) y funda un campamento que luego se convertiría en la ciudad del mismo nombre del valle donde se encontraba y que actualmente es la capital regional.

Los primeros colonos que venían en la hueste (alrededor de 1000) eran gente de Extremadura. El mismo Pedro de Valdivia era extremeño, nacido alrededor de 1497 en la villa Castuera o en Villanueva de la Serena (depende de la fuente de investigación. Posteriormente, llegaron al valle del río Mapocho, fundando la ciudad de Santiago de Nuevo Extremo o de Nueva Extremadura (Nueva Extremadura fue el nombre original de Chile), actualmente más conocida como Santiago de Chile. Luego, los extremeños, con la ayuda de castellanos recién llegados, fundaron más ciudades, como La Serena, Valparaíso (topónimo típicamente extremeño), Concepción, La Imperial, Violaría, lugares estos dos últimos de cierta importancia, ya que, gracias a ellas, los extremeños pudieron atrevesar la frontera natural entre españoles y los indígenas mapuches: el río Bio-bio.

Desde Copiapó llegaron hasta los dominios del Reino de Arauco, como llamaban castellanos y extremeños a la región que habitaban los indígenas mapuches o araucanos más hacia el sur. En aquel entonces, todas las ciudades estaban terriblemente aisladas y no había una homogeneidad lingüística. Los poblados donde había extremeños situados tierra adentro fueron asediados por los indígenas y, a veces, fueron víctimas de las masacres provocadas por los mapuches y por los colonizadores holandeses que habían establecido bases al sur del país. Pero la clave del extremeño en Chile esta en 1598, durante la gran revuelta araucana, que hizo huir a todos los extremeños y castellanos de todas las ciudades al sur del río Bio-bio, el llamado Desastre de Curalaba.

Después del Desastre, los extremeños arrancaron de la Araucanía o Reino de Arauco y marcharon a la zona central, donde se dedicarían a la cosecha y a la vida de campo hasta nuestros días. Actualmente si uno viaja a la zona central interior de nuestro país nos encontramos con la sorpresa de que el castúo se ha mantenido intacto. Palabras como maire, paire, comaire, puean, juerza, mesmamente, enbeh, cruo, verea, pasa pa`ya, pasa pa`ca, te meti dentro, y muchas otras más.

Más hacia el norte interior de la zona central, específicamente V región de Valparaíso y Metropolitana de Santiago, el extremeño representa casi nada en el aporte lingüístico, ya que predomina el hablar de los andaluces, que llegaron posteriormente a los extremeños. Allá se detecta el seseo y la desaparición de algunas vocales y eses finales en palabras plurales (en vez de pelado, en Santiago y Valparaíso, se dice pelao, en vez de granadina, granaína, y así muchas otras). En las zonas extremas (norte y austral) no hay muchas influencias ni extremeñas, ni andaluzas, ya que fueron colonizadas recién en el siglo XIX, y sus colonos son alemanes, yugoslavos, franceses, italianos y británicos, con una gran masa indígena que habita sobre todo en el norte y conserva su lengua (el aymara). En la Isla Grande de Chiloé se da el caso especial de que fue colonizada por gallegos hasta 1824, y sus habitantes hablan entre gallego y castellano.


Herramientas personales

sl
דומיין בעברית  דומיין  דומין  תוכנה לניהול  קשרי לקוחות  CRM, ניהול קשרי לקוחות  דומין בעברית  פורומים  ספרדית  גיבוי